Lenguaje de viajando conmigo

Siempre me ha gustado el lenguaje de la palabra escrita, de las imágenes que rondan el mundo en silencio, del amor que se expresa con dulzura, de los pinceles que difuminan colores a través de las almas, de las sensaciones de los olores cuando se cierran los ojos, del roce de la persona amada… Viajando conmigo es una bitácora por el mundo de mis sensaciones… me acompañas?

Solo puedo decir que cada nuevo destino con billete de vuelta, me enseña un pedazo de mi que desconocía.


Mundo de luces

En el mundo de las luces donde los ángeles revolotean, las hadas sonríen, los genios juegan con la magia mientras los gnomos cuidan de los tesoros de la tierra, siempre existió una paz infranqueable, hasta que un día… la lágrima de una princesa niña traspasó el umbral de aquel universo…
En aquel instante destellaron truenos y relámpagos, se enfureció el mar, y los árboles perdieron su follaje, las estrellas ya no titilaban y el sol empezó a extinguirse… llegaron las nevadas y las alas de aquellos seres invisibles empezaron a helarse… con uno de los truenos, una voz del más allá susurró débilmente

-Solo el amor en conjunto puede salvarles si construyen un árbol que simbolice todo lo que es su mundo.

Al escuchar aquella voz los pequeños seres que se helaban, se abrazaron entre sí alrededor de un pequeño árbol que se resistía a morir, para darse calor unos a otros… Con el calor infinito de aquel abrazo universal las ramas empezaron a florecer. A medida que esto ocurría, cada pequeño ser empezó a sentir la fuerza de aquel amor del que la voz habló… y entonces las hadas que tenían mas agilidad para volar, cogieron las estrellas debilitadas del cielo y las llevaron hasta el árbol…
Allí posadas, las luces estelares sintieron el calor y recobraron fuerzas… con aquel calor el árbol floreció con más ímpetu y cada pequeño ser viviente se trasformó en un ser que adornó cada pedacito de rama y en ese instante cesaron las lágrimas de la princesa niña para convertirse en una hermosa sonrisa.
Desde aquel día el mundo encantado de ángeles, gnomos, hadas y magos se vislumbra para los seres humanos en cada árbol de navidad posado en las diferentes partes del mundo.

-Yo ya estoy posado

Como van las cosas por allá arriba?? (gritaba con fuerza)

-Por aquí bien!! hay una buena vista!!

-Huy!! Que yo estoy resplandeciente y con calorcito del brillo de una luz roja como el amor

-Yo también estoy posado… y los guardianes del tesoro del árbol, están en su lugar?


Y gritaron al unísono: aquí estamos abrazados esperando por los tesoros

Y allí están todos regalando su luz para quien quiera mirarles.

4 comentarios:

Nat dijo...

Bonita historia para explicar el origen del árbol de Navidad.

Besos

carlota dijo...

Nany: que preciosa historia, y ya no te digo el árbol...ahora mis niños quieren que les ponga esos ositos...supongo que la historia es tuya, no? Me encantó. Un abrazo, cariño, y Feliz Navidad.

Nany dijo...

Nat, que alegrías tenerte de nuevo por casa!!!.
Carlota, al parecer les enseñaste las fotos de mi árbol a tus hijos… es un honor, gracias guapa, que dulce!!

Agatha Blue* dijo...

Que preciosidad!!!

Te ha quedado fenomenal.

Me han gustado tanto los ositos que compraré uno para tener representación de mis amigos blogueros en mi arbol.

Felicidades,

Agatha Blue*

Blogging tips