Lenguaje de viajando conmigo

Siempre me ha gustado el lenguaje de la palabra escrita, de las imágenes que rondan el mundo en silencio, del amor que se expresa con dulzura, de los pinceles que difuminan colores a través de las almas, de las sensaciones de los olores cuando se cierran los ojos, del roce de la persona amada… Viajando conmigo es una bitácora por el mundo de mis sensaciones… me acompañas?

Solo puedo decir que cada nuevo destino con billete de vuelta, me enseña un pedazo de mi que desconocía.


Angkor Wat

Después de aquella cena por mi cumpleaños al día siguiente tocaba visitar “por libre” el templo de Angkor Wat, uno de los complejos religiosos más grandes construidos del mundo. Tocaba Amanecer para ver la salida del sol de detrás de aquel edificio tan imponente, así que casi no dormí durante la noche para no quedarme dormida (jajajaja), cuando se hizo las 4 y media de la mañana nos duchamos y afuera nos esperaba un tuc tuc que habíamos apalabrado con anterioridad. Una vez en el lugar nos sorprendimos de no ser los únicos de disfrutar de aquel espectáculo. Así que buscamos la mejor ubicación, debo confesar que volví loco a Jaume, me moví incesantemente hasta conseguir la mejor foto posible, así que trípode arriba y trípode abajo, cámara y de más “peroles”, en fin que me saturé de tomar fotos haciendo mil y una pruebas con la luz, enfoque, encuadre… total que de todas las que hice tal vez solo pueda salvar cinco mas o menos “buenas”… jajajaja…

Una vez que el sol salió y ya empezábamos a sudar, porque el “rubito de arriba” apretaba, entramos al interior del templo y entonces me deje maravillar por los pasillos ausentes y llenos de la dorada luz que se colaba junto a los naranjas de las túnicas de los budas de los pasillos, me dejé cautivar por la devoción de un camboyano que encendía luces a su creencia. Y no pude evitar fotografiar ese momento junto al amor.

La paredes de aquellos templos estaban impregnadas de historias representadas en relieve en diferentes lugares del recinto. En la piedra se representaban bailarinas, budas, guerras y animales como el elefante o alguna deidad.






Me pareció increíble como habiendo tanta gente fuera esperando el amanecer dentro habían tan pocas… y mientras disfrutaba del interior de aquellas paredes, fuera al otro lado del templo sucedía un evento que me emocionó; ¡en la cubierta habían monos!.






Como pueden ver me deleité viéndoles como “minipersonitas” desplazarse por toda aquella cubierta hasta llegar al final y huir por el bosque… iban unos detrás de otros como una gran pandilla. Me quedé encantada, definitivamente la naturaleza siempre me asombra.
Después de explorar cada rincón (casi cinco horas más tarde) estábamos descansando en el hotel. En la noche nos fuimos a comer a un sitio que nos recomendaron “tipo Buffet libre” y donde presentaban un espectáculo de bailarinas camboyanas.


Al marcharnos como el lugar nos quedaba muy cerca del hotel nos fuimos caminando, en el camino entre el contraste de los complejos hoteleros y la casas tipo chabolas, nos encontramos con las sonrisas desmedidas de un grupo de niños camboyanos subidos a Tuc Tucs, me quedé por un instante detenida observándoles tan felices por una cosa tan simple…

4 comentarios:

carlota dijo...

No se si es que el lugar está lleno de magia, o es tu manera de relatarlo...en fin, creo que son las dos cosas...siento repetirme, pero ¡qué maravilla!, y lo de los monos...jaja...qué gozada. Eres muy afortunada, Nany, y encima visitarlo junto a tu amor. Un beso preciosa...ah! el vídeo de Macaco, justo hoy lo he visto en otro blog, desdelatienda.blogspot.com...vete a verlo, si quieres. Yo no lo conocía, y la verdad me encantó.

Sistermoon dijo...

Madre mia...qué envidia!!sana, claro.Dime una cosa: te dedicas a la fotografia?? si no es asi deberias, o por lo menos-por lo menos hacer exposiciones, no por ganar dinero vendiendo tus fotos sino para que la gente disfrute de ellas, SON FANTÁSTICAS!!!
Y por otro lado es genial viajar, a mi me falta dinero y tiempo, pero me iría de cabeza a Japon, a Australia y a Venecia, pero no un fin de semana ni cuatro dias, me iria mas de 15 dias, un mes!! pq siempre sabe a poco y con prisas no es lo mismo...
No dejes de enseñarnos tus fotos!!

La Marsupial dijo...

Hola Nani, esta es mi primera vez por aqui.... me llamó la atención tus fotos y es que son re parecidas a unas que acabo de ver de una amiga que está en Tahilandia ahora.
Bueno, aparte de eso, decirte que me encantó te sensibilidad y te seguire leyendo..
Cariños desde Chile..

Nany dijo...

Carlota: cariño mío, la verdad que la magia está donde quiera que valla, intento verla en cualquier lugar y maravillarme hasta de un saltamontes!!... me alegra que te gusten mis viajes, los escribo con amor!
Sistermoon: la verdad que me gradaría hacer una exposición, un libro o algo, pero para eso! Para que la gente disfrute… sin embargo me falta “tiempo”… el día tendría que tener más horas!!.. jajajaja… por lo del viaje la verdad que aunque unas vacaciones sepan a poco es gustoso volver a casa!
Marsupial: cariño siempre bienvenida, las puertas de esta casa están abiertas para todo el que quiera venir a compartir!

Blogging tips