Lenguaje de viajando conmigo

Siempre me ha gustado el lenguaje de la palabra escrita, de las imágenes que rondan el mundo en silencio, del amor que se expresa con dulzura, de los pinceles que difuminan colores a través de las almas, de las sensaciones de los olores cuando se cierran los ojos, del roce de la persona amada… Viajando conmigo es una bitácora por el mundo de mis sensaciones… me acompañas?

Solo puedo decir que cada nuevo destino con billete de vuelta, me enseña un pedazo de mi que desconocía.


El mar y la playa!

Leyendo el post de Tam, me di cuenta que desde que llegué a este país, se desarrolló en mi cierto desapego por la playa, mientras que en Venezuela en la mínima oportunidad que tenía me escapaba para poder disfrutar del sol y nuestro eterno verano…
Después de haber vivido mis playas Venezolanas, la respuesta de mi “desapego” es que a veces hay que pelear por un hueco en la arena, mientras casi no hay por donde caminar…
Tengo la fortuna de trabajar viendo el mar…
...eso me alimenta el alma a pesar de no bañarme en la playa, sin embargo este año decidí darle la vuelta a la “tortilla” y atreverme a mirar desde lo lejos a los bañistas, mientras me dejo tocar por el viento, lo escucho y lo busco para hacerlo mi amigo, mientras las olas me rozan los pies y mi cuerpo busca el equilibrio…

conseguí en el windsurf un poco de aventura, disfrutar tocando el mar, dejándome zambullir y disfrutar del divino verano sin tener que luchar por un hueco en la playa

Aunque después tenga que luchar por intentar sacar el equipo.

7 comentarios:

george dijo...

Con las playas que tienes a tu alcance diaria no me estraña que te sintieras atraida en tu viaje.
Ohh winsurf es algo que tengo pendiente, es una de las cosas que siempre he querido hacer y nunca he encontrado el momento, a de ser divertidísimo verdad.
Un abrazo

MiMundo dijo...

...una decisión muy oportuna y al tiempo, muy emocionante...envidia me das...un abrazo...

Belén dijo...

Mujer, es que si vas con todo el jaleo, jajajajaj lo tienes dificil eh?

Besicos

Nome Digas dijo...

Yo he tenido muchas veces esa sensación: nuestras playas parece que son pequeñas.

Un saludo

Haideé Iglesias dijo...

Jajajaja...si es que parecen sardinitas en lata... Pero tú no desistas que el mar lo puede todo y carga un montón de energía... Un abrazozo.

Haideé Iglesias dijo...

Abrazazo, anda que yo, debe ser que me contagié de la euforia...jajajaja...

Rocío dijo...

me encanta ese aire aventurero tuyo :)

Blogging tips