Lenguaje de viajando conmigo

Siempre me ha gustado el lenguaje de la palabra escrita, de las imágenes que rondan el mundo en silencio, del amor que se expresa con dulzura, de los pinceles que difuminan colores a través de las almas, de las sensaciones de los olores cuando se cierran los ojos, del roce de la persona amada… Viajando conmigo es una bitácora por el mundo de mis sensaciones… me acompañas?

Solo puedo decir que cada nuevo destino con billete de vuelta, me enseña un pedazo de mi que desconocía.


En la espera

32 semanas


Faltan pocos días para que cumplas 37 semanas en mi barriga. Tu papi y yo estamos finalizando los últimos detalles de tu habitación, tu ropita y todas esas pequeñas cosas necesarias para que cuando llegues al mundo te sientas tan amada como te sentimos…
Cada día pesas más, te estiras con más fuerza en mi interior, me dejas sin aliento y sin espacio para moverme con agilidad.
Cada vez estoy más torpe de movimiento, más lenta mientras siento tu actividad más intensa. Amo sentirte dentro de mí como una “culebrita” que deforma mi barriga mientras como, bebo agua o simplemente me acuesto de bruces al techo… en ocasione aprietas tanto que suelo hablarte con dulzura para que te calmes, doy palmaditas en mi barriga, a modo de calma, para que suavices la tensión y yo pueda respirar mejor…
En estos últimos días he identificado que tengo el síndrome del “NIDO”, he descubierto que se llama así por mi cuñado (conoce la situación después de los dos embarazos de su esposa)… no sabía que esto existía, pero al parecer los últimos días de embarazo la mujer se “recoge en el hogar” cuidando del “NIDO”, incluso llegando a extremos exagerados de orden y limpieza.
Me desconozco, después de ser una hiperactiva sin parar en casa, ahora no quiero salir ni a comprar fruta que tanto te gusta… estoy mirando por los rincones de nuestro hogar para ver que recóndita esquina puede estar sucia o descuidada… y debo confesar que todo está bien… pero el síndrome del nido y las hormonas hacen de las suyas… me río, porque me desconozco…
Después de todo esto, tu padre merece una medalla honorifica al valor de soportarme estas manías, juntas tendremos que mimarle mucho, regalarle muchas sonrisas, muchos besitos y miradas cómplices como recompensa al valor, la paciencia y el amor con que hace todo aquello para que te sientas a gusto con tu llegada… imagínate que ya empezó a comprarte una colección de cuentos que pacientemente va a comprar cada fin de semana con el periódico… está lleno de ilusión y quiere ver ya tu carita… te habla y te mima, no tanto como yo que pasamos todo el día juntas, pero te aseguro que esta “loco” por poder tocarte y sentirte…
A veces pone su mano en mi barriga en espera de tus movimientos y por alguna razón te quedas tranquila, en cuanto quita la mano te mueves, y pienso internamente “vaya suerte”… alguna vez suavemente de digo “saluda al papa” y caprichosamente te mueves… me emociona sentir que te siente… que sabe que estas allí estirándote…
Eres un regalo hermoso de la vida, entiendo que no será fácil, sin embargo agradezco a Dios, al Universo, al mundo y las circunstancias darme el placer de vivir esta experiencia al lado de tu padre…
Te esperamos ansiosamente

3 comentarios:

Rocío dijo...

Es precioso lo que has escrito! :) Que venga ya prontito la chiquitina y que seáis muy felices!
Besitos desde Málaga!

Belén dijo...

Me imagino que los últimos días tienen que ser lo peor de los nervios!

Mucha suerte y dulce espera

besicos

Nat dijo...

Aprovecha los últimos días de intimidad. Despues tendrás que "compartirla" con el mundo entero, jeje.
Espero tus preciosas fotos.
Que tengas un parto feliz!
Besos para todos

Blogging tips