Lenguaje de viajando conmigo

Siempre me ha gustado el lenguaje de la palabra escrita, de las imágenes que rondan el mundo en silencio, del amor que se expresa con dulzura, de los pinceles que difuminan colores a través de las almas, de las sensaciones de los olores cuando se cierran los ojos, del roce de la persona amada… Viajando conmigo es una bitácora por el mundo de mis sensaciones… me acompañas?

Solo puedo decir que cada nuevo destino con billete de vuelta, me enseña un pedazo de mi que desconocía.


Siena

Antes de partir de viaje solemos comprar una guía de la zona a visitar y así enterarnos un poco de las cosas más importantes, de la historia, tradiciones, moneda, población y lugares interesantes de conocer.
En la guía que compramos de Florencia también hablaba de los pueblos de la Toscana, entre ellos Siena, Lucca y Pisa. Así que como Siena junto a la plaza del Campo pintaba interesante, y los trenes salían uno cada hora, decidimos levantarnos temprano coger un tren y emprender el viaje.
Cuando llegamos a Siena e íbamos camino a la Plaza del campo, famosa por que fue construida en la época medieval y por las competencias de caballos que aluden a dicha época, nos encontramos que Siena estaba repleta de tantos Turistas como Florencia. Para nuestra sorpresa la plaza la estaban acondicionando para la carriere del Palio”. Por lo cual no pudimos disfrutar de todo su esplendor.
Sin embargo en la guía especificaba claramente que no podíamos marchar de Siena sin tomar un café en dicha plaza y observar el ambientillo de verano, al mismo tiempo también decía que era que de los sitios más caro para tomar un café. Así que pensé: “menos mal que está en obras” jajajajaja… entre tantas entradas a tantos museos e iglesias es muy fácil dejarse el sueldo entero. Caminando por los alrededores nos encontramos con esta maravilla de la naturaleza, me sorprendió tanto que no dude en tomarle miles de fotografías, hasta le pregunté al chico si podía tocarlo, evidentemente me quedé con las ganas. Y entonces entre tantas cosas y admiraba la belleza, prestancia y soberbia de aquel animal… mis pensamientos se repetían, “definitivamente la arquitectura es fascinante, pero la naturaleza lo es aún más”.
Después de que Jaume pudiera arrancarme del frente de aquel animal, nos fuimos a callejear… es muy bonita Siena, con sus callejuelas empedradas y lámparas divertida de muchos colores y formas. Aquí les dejo una muestra con unos nombres que me inventé. No tienen nada que ver con la realidad

Llegados a la Catedral hicimos la respectiva cola para pagar y entrar. Debo confesar que es hermosa y lamentablemente está inacabada, como consecuencia de la peste negra que azotó en 1348. Desde luego hubiese sido más grande y más hermosa que la de Florencia. Una vez dentro me deleité con la hermosura de aquella iglesia, todo era mármol muy bien cuidado. El piso estaba protegido con paneles de cartón para evitar el desgaste y solo se descubre en dos épocas del año, con la cual no coincidimos. Pero tuvimos la suerte de ver algunas muestras descubiertas y protegidas con barandillas. Realmente asombroso, estaba allí y no podía imaginar cuantas personas habían dejado su vista, sus manos y toda su vida en la construcción de aquel monumento donde todo lo que relucía era riqueza.

Una vez que salimos decidimos y caminar un poco por las calles de la ciudad volvimos una vez más a Florencia para descansar y marchar al día siguiente a Lucca y Pisa nuestro último destino.

2 comentarios:

Joan González dijo...

Buen montage el de tú blog... buenas fotos

salut

joan

montse dijo...

Qué bien explicado tu viaje i además unas fotos perfectas para ilustrarlo. No te dejas detalle y esto para mi aún me lo hace más interesante.
Ya tengo ganas que publiques Pisa y Lucca!!...Hace años, yo también hice toda esta ruta que has hecho y ahora me lo haces revivir.
Un abrazo.

Blogging tips