Lenguaje de viajando conmigo

Siempre me ha gustado el lenguaje de la palabra escrita, de las imágenes que rondan el mundo en silencio, del amor que se expresa con dulzura, de los pinceles que difuminan colores a través de las almas, de las sensaciones de los olores cuando se cierran los ojos, del roce de la persona amada… Viajando conmigo es una bitácora por el mundo de mis sensaciones… me acompañas?

Solo puedo decir que cada nuevo destino con billete de vuelta, me enseña un pedazo de mi que desconocía.


Menorca

...Era un destino que no estaba dentro de mis planes de viaje, pero un buen día, un amigo nos ofreció su casa vacacional y aceptamos, así que llegado el día, salíamos en la madrugada del segundo sábado de mayo, bajo una torrencial lluvia primaveral… en mis adentros y bajo el humor “descocido” por dormir pocas horas, pensaba “no podremos salir en todo el fin de semana con esta lluvia” grrrr!!
Un vez en la isla y adentrado el día, la lluvia se debilitó y con paraguas en mano fuimos en busca de comida… Ciudadella una de las importantes ciudades de Menorca, estaba reluciente después del torrencial, las calles brillaban como brillan los zapatos de charol, el ambiente era fresco como el frescor de los granizados del caribe.
Me encontré con una ciudad apacible, calmada… y en mis adentros inquietos pensé “esta gente no sufre de estrés!!” a la vez que me afirmaba que la única manera de irme a vivir a un lugar así, sería para pintar…
Después del delicioso arroz caldoso de la comida, la primera visita fue hacia la naveta de los Tudons, monumento funerario en forma de nave invertida cuya construcción data de aproximadamente 1400 años antes de Cristo. La siguiente visita fue en busca de un faro en medio del mar, así que enfilamos hacia cabo d'Artrutx, muy cerca de Ciudadella. La verdad que las distancias son cortas, la isla de un extremo a otro solo tiene unos 40 Km aproximadamente, así que trasladarse era una especie de paseo.

Cuando llegamos al faro, me enamoré aun más del mar, se mostraba fuerte e implacable, con el sonido del romper de las olas contra las rocas aquel escenario sabía a gracia, divinidad y paz… la fuerza de la naturaleza me sorprendía, me maravillaba, podía quedarme allí sembrada toda la vida… pero la lluvia me hizo correr… el próximo destino en busca de el mar y edificaciones de piedra hasta que cayese el sol.

Al siguiente día nos fuimos a Mahon, otra de las ciudades importantes de aquella pequeña Isla, a 8 kilometros está Binibeca un “blanco poblado” en medio del azul turquesa del mar. Es una pequeña población que fue construida pensando en las antiguas casas menorquinas, así que el blanco reluciente de sus paredes pintadas de cal se matizan con las sombras y el sol, con el azul del cielo y el gris de las nubes.


Es un pueblo encantador que se deja recorrer entre pequeños callejones que te regalan la brisa marina y te dejan oír el vaivén del mar y si miras hacia arriba seguramente te sorprenda alguna gaviota jugando con el aire.

La siguiente visita fue al Monte “el toro” la montaña más alta del lugar y desde donde se puede mirar absolutamente toda la configuración de la Isla…

Al final del día nos fuimos en busca de una cala tranquila, pero los días eran de tormenta y encontramos al mar enfurecido, sin embargo no dude en sentarme a escucharle...


6 comentarios:

carlota dijo...

la última vez que estuve fue hace... 16 años!!! :P, y me encantó, al menos entonces podías encontrar calas que puede que no hubiera pisado nadie, o muy poquita gente. Un beso, preciosas fotos.

Sureña dijo...

Me ha encantado!! mucha más bonita de lo que pueda parecer no?

Me la apunto... :)

Besicos

Alma dijo...

Conozco sus islas hermanas, pero esa aun no. He hecho un alto en el camino para darme una vueltita por vuestras casas
y dejaros un saludito.

Besosos salados

Marsu dijo...

Qué hermosos paisajes!!!
Cómo haces para viajar tantoo..
Te envidioooo...
:p

Catx dijo...

Me alegra q te haya gustado Menorca, a veces tan olvidada por el resto de Españoles. Un reportaje y narrativa preciosos. Nos vemos! (un menorquin ;)

Agatha Blue* dijo...

... TENGO FOTOS EN ESA CALLE!!!!

Que casualidad!

Te las envío en cuanto saque un ratito!

Besos mil.

( A mi Menorca... me enamoró nada mas poner un pie allí y me pasé el viaje diciendo: "Oye B. ... Y si nos quedamos a vivir aqui? )

Agatha Blue*

Blogging tips