Lenguaje de viajando conmigo

Siempre me ha gustado el lenguaje de la palabra escrita, de las imágenes que rondan el mundo en silencio, del amor que se expresa con dulzura, de los pinceles que difuminan colores a través de las almas, de las sensaciones de los olores cuando se cierran los ojos, del roce de la persona amada… Viajando conmigo es una bitácora por el mundo de mis sensaciones… me acompañas?

Solo puedo decir que cada nuevo destino con billete de vuelta, me enseña un pedazo de mi que desconocía.


Últimos días de Venezuela

Después de regresar de Puerto la Cruz. Llegamos a casa y preparábamos el viaje para el día siguiente.
La visita sería a Puerto Ordaz, una ciudad muy joven de Venezuela, que creció a raíz de toda la industria hidroeléctrica y minera de la zona. Desde mi ciudad hasta Puerto Ordaz pueden ser unas tres horas de carretera, así que aquel día acumularíamos 6 horas entre ida y vuelta.
Y muchos se preguntaran, vale la penas seis horas de carretera en un solo día?, si, los vale!!... y no es por amor a mi tierra, si no porque Puerto Ordaz o Ciudad Guayana, como suelen decirle, tiene uno de los parques más bonitos que haya visto jamás.
Desde Maturín hasta Puerto Ordaz la carreta es estrecha y en el camino solo te puedes encontrar con grandes extensiones de siembra de pino Caribe y con el río Morichal largo, el que debe su nombre al árbol de moriche.
P9250657_1

P9250661_1

Paramos para disfrutar las rojas aguas de aquel río. En sus orillas viven algunas pequeñas comunidades indígenas y en el paso del puente aprovechan para vender sus artesanías. Así que bajamos para comprar alguna cosa, yo me quedé con un collar de huesos de cocodrilo cuya sencillez me cautivó desde el primer momento.
Allí estaban los niños que miraban extrañamente a los “turistas”

Regálame una sonrisa
Continuamos hacia nuestro destino y en el camino disfrutaba de las nubes y pinos que se presentaban en el largo horizonte.
1 (2)
Cruzamos el puente del Orinoco, no sin antes enloquecer en fotografiarlo…


1 (3) 1 (5) 1 (4)
Llegamos a Puerto Ordaz y lo primero que hicimos fue dirigirnos hacia el Parque la Llovizna, caminando entre su vegetación de selva tropical lluviosa, entre grandes extensiones de agua, con peces que nos miraban al pasar.


En el paseo nos encontramos con una maravillosa cascada cuya fuerza te baña con su rocío, te empapa la cara y te hace sentir absolutamente afortunada… y maravillarte de la grandeza de la naturaleza… allí entre el calor y el rocío disfruté como niña dejándome mojar.
P9250746 P9250747
P9250751 Parque Nacional La llovizna
Después de un largo paseo por el parque, nos fuimos a comer al restaurante del Complejo hidroeléctrico Macagua II.

P9250813
P9250817
Un edifico con salas de exposiciones itinerantes y permanentes.P9250835
P9250814

Terminado el paseo fuimos de visita al Parque Cachamay con inmensos árboles y mucha agua también.
IMG_7300

Pero la tarde no daba para más, así que nos despedimos de aquella ciudad para emprender el viaje de vuelta… en el camino, la tarde nos regalaba unos colores preciosos, con matices en las nubes…
que forma tiene?
Atardece en la carretera
P9250910
llueve en la lejanía
Cuando llegamos a casa, solo nos quedaban dos noches para volver a Barcelona, así que aquellos pocos días disfruté de mi familia y mi tierra como hacía mucho no lo hacía.
Volveré…

3 comentarios:

Alma dijo...

Sabes? viajar contigo es una gozada, qué fotos! qué envidia esa cascada.

Besos salados

PIER BIONNIVELLS dijo...

Son unas fotos preciosas..
Huy no paro de repetirme..
Que envidia más sana me das...
siii.
Te dejo abrazos.
Cuidate.

Carlos Lorenzo dijo...

Tus fotos son tremendamente buenas. Me gusta mucho esa en blanco y negro de la niña mirando hacia arriba con el rostro serio. Fantástica. Recuerdos.

Blogging tips