Lenguaje de viajando conmigo

Siempre me ha gustado el lenguaje de la palabra escrita, de las imágenes que rondan el mundo en silencio, del amor que se expresa con dulzura, de los pinceles que difuminan colores a través de las almas, de las sensaciones de los olores cuando se cierran los ojos, del roce de la persona amada… Viajando conmigo es una bitácora por el mundo de mis sensaciones… me acompañas?

Solo puedo decir que cada nuevo destino con billete de vuelta, me enseña un pedazo de mi que desconocía.


Conversaciones de Boda

En esos días cuando todos están de vacaciones y ella está buscando en los recónditos universos de las actividades laborales algo para hacer, puesto que el trabajo escasea por los días estivales, agradece enormemente la corta hora de la comida la cual comparte gustosamente junto a sus compañeras de trabajo. Uno de esos días en los que las tertulias jugaban con las risotadas, la conversación iba de boda:
N- estoy muy contenta porque resulta que habían personas que pensaban que no vendrían para la boda y ahora me han confirmado que vienen.
A- que bueno, entonces viene tu hermano de Mexico?
N- si, viene con mi cuñada y es genial me hizo muy feliz, y luego el amigo de él, que pensaba no venir, también viene.
V- menos mal que todos vienen, menos el “fulano vestido”
(jajajajajajaja—risotadas a carcajadas de las pocas presentes, una palmada en la espalda por tan buen y acertado chiste)
N-que buen chiste, que bueno y acertado- jajajajaja
A- Huí menos mal que te lo tomas así, si fuera yo ya estaría loca histérica.
N- Bueno ya me veo a última hora buscando cualquier cosa… no importa, lo que tengo segura es que desnuda no iré…. Jajajajajaja--mas risotadas, en ese momento afloró la imaginación, todas hablando al mismo tiempo imaginando escenas de ese día y riendo…
Acabada la comida interiormente llegó el momento crucial, debía llamar a aquella señora a la que hace tiempo ya había confiado su vestido, y de la cual hacía más de dos meses no tenía noticias.
N- si? Hola buenas tardes se acuerda de mi? Soy la chica del vestido de novia, mire usted!, es que queda un mes para la boda y aún no se nada.
X- ah si, justamente estaba pensando en ti.
N-(para sus adentros: que casualidad) bueno estaba pensando que tal vez podríamos vernos este sábado.
X- es que es muy pronto pero “no te preocupes” (palabras alentadoras) que yo te lo haré (con tal no lo haga pasada la fecha)
N-…bueno y como quiere que le pague, de una vez al final, o quiere que le abone algo a cuenta? (por el dinero mueve la cola el pez)
X- como te vaya bien.
N- (creo que el comentario del pago no mordió el anzuelo) bueno, entonces la próxima vez que nos veamos ya le daré algo a cuenta, me parece justo.
X-bueno ya te llamaré.
Alivio al fin tiene vestido!!! Jijijijijiji!!! Faltando un mes de su Boda. Sabía que si esta vez no resultaba, la solución era salir coarriendo rápido a comprar cualquier cosa. De todas formas lo tiene muy claro, el vestido es lo que menos le importa. Lo que más estrés e importancia le puede producir es saber que la gente a quien invita esté a gusto, se sienta bien y puedan compartir a su lado tantas risotadas, como ella en su comida de aquel día.

1 comentario:

cathe dijo...

Me encanta saber que no eres una más de las que nos podriamos estresar por un vestido de novia jajajaj...te felicito eres grandiosa...ah y recuerda algo muy importante:CUALQUIER ATUENDO TE QUEDA HERMOSO....claro seria una bomba en ropa interior..uffff pero no se puede...jajaja
besos

Blogging tips